OT 2017 nos está encantando y te contamos por qué

Categorías
Listas
Etiquetas
OT 2017, TV;realitu
About This Project

Comentar la gala de OT 2017 se ha convertido en uno de los momentos más divertidos de la semana. Todos los martes, en nuestra oficina, es uno de los temas con los que más nos reímos. ¿Cómo hemos llegado a este punto?

 

Comentándolo, hemos llegado a una serie de conclusiones por las que creemos que estamos tan cómodos disfrutando del programa. Y como nosotros, millones de espectadores, desde chavales que lo descubren a influencers consolidados. Hoy os contamos por qué no sólo nos lo pasamos muy bien siguiendo el programa, si no que no nos da ninguna vergüenza reconocerlo.

 

 

OT 2017 Es culturalmente relevante 

 

Desde un punto de vista estrictamente numérico, OT no está siendo líder de audiencia. Pero la gente habla del programa durante toda la semana. No es solo TT durante su emisión: también durante el resto de la semana, gracias al 24 horas. Los medios de comunicación se están haciendo eco del fanatismo que levanta esta edición. Aunque llegue a menos público, lo hace con tal intensidad y fervor que es relevante. Y eso, amigos, es lo que importa de verdad.

 

 

Las clases de Guille Milkyway

 

Nadie duda del talento de Guille para la música. Todos nos alegramos de su fichaje por la academia. Pero lo que no esperábamos es que sus clases iban a ser tan divertidas. Guille enseña a los chicos historia de la música pop y es un placer verle en el 24 horas. Muchos chavales van a descubrir grandísimos grupos gracias a su papel. Grandísimo acierto.

 

 

La visibilidad para la comunidad LGBT 

 

Muchos medios han destacado la última gala como “momento histórico”. La concursante Marina ha participado luciendo símbolos reivindicativos y ha aparecido besándose con su novio transexual con toda la normalidad del mundo. En TVE, en prime time. Quién nos iba a decir que OT iba a hacer por dar visibilidad a estos colectivos. Normal que luego Los Javis se entusiasmen cuando toca cantar ‘La Revolucion Sexual’.

 

 

El repertorio modernizado 

 

Un programa mainstream como este tiene que tener cierta cuota, vamos a decir, de “canción popular”. Pero es un placer escuchar a los chicos hacer canciones de La casa azul, de Shawn Mendes, Lady Gaga o hasta temas de La La Land . Una mejora sustancial a aquellos programas cargados de covers de Cristian Castro.

El chat y las redes sociales       

 

Cuando el primer OT lo petó tantísimo, no había twitter ni redes sociales. Hoy día, y como con cualquier programa chulo, nos encanta comentarlo en Twitter, emocionarnos y partirnos con nuestros twitteros favoritos. Esto se suma a la recuperación del chat, que cuenta con la participación de Percebes y Grelos: nos encanta verla en la tele todos los lunes.

 

 

El 24 horas         

 

 

Lo confesamos: muchas veces, en lugar de música, optamos por dejar un poco el canal 24 horas para ver qué hacen los chicos. Y bien que lo gozamos: es interesantísimo ver las clases de Guille o los Javis, escuchar hablar a los concursantes o ver cómo se relacionan entre sí. ¿Por qué alguien en Gran Hermano pensó que había que quitar el 24 horas? Es el pan y la sal de estos concursos.

 

 

Amaia y Alfred

 

Son de lo mejor de OT 2017. Nos tiene maravillados, no solo por su voz, si no por su honestidad y salidas rarísimas. ¿Cuándo fue la última vez que alguien pidió ir al baño en medio de un programa TV? Y nos unimos al shippeo extremo con el bueno de Alfred, un chico que se le ve más majo que las pesetas. Poco que decir ante una pareja tan adorable. Shippeo al máximo.